Loading
Abr 26, 2017

Keko Perera, ilustrador canario de Pin-ups

Hoy nos reunimos en La Lonja con Sergio Perera A.K.A Keko. Creative Director de día e ilustrador de sensuales mujeres Pin-up de noche. ¿Un sueño verdad? Pero para llegar hasta aquí, pensarán ustedes, seguro que al pibe le han hecho falta muchas horas de trabajo y sufrimiento. Trabajo sí, pero lo de sufrir como que no va con él. Este ilustrador chicharrero de nacimiento y sureño de adopción prefiere disfrutar de lo que hace.


Conocí a Keko en el año 1998 en la antigua Facultad de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife y llevo sin verle desde el 2003. Sin embargo, estos últimos tres años, gracias a Internet he tenido la oportunidad de seguir su trabajo como ilustrador y admirar su brutal progreso. Como ahora vive en el sur y además es un tío con el que siempre da muy buen rollo hablar, me animo a hacerle una visita, entrevistarle para La Lonja y recordar viejos tiempos.
Quedamos en su casa/estudio de Callao Salvaje y cuando llego me lo encuentro tal como lo dejé. Sonriente, tranquilo, trabajador y “asquerosamente” talentoso (Keko es una de esas personas que te hace sentir un poco idiota porque no sólo ilustra de puta madre, si no que además el tipo toca el violín como los Dioses). Pero en esta ocasión dejamos de lado su música para centrarnos en su carrera como ilustrador.

 

keko_Perera_Ilustrando

keko_Perera_Ilustrando

 

Artista desde la cuna

Keko me cuenta que desde que tiene uso de razón sabía que se iba a dedicar al arte. Pasó su infancia garabateando monigotes e imaginando aventuras. Por eso cursar el Bachillerato en la Escuela de Arte Superior y Diseño Fernando Estévez le pareció lo más natural del mundo. Es una etapa de su vida que recuerda con gran cariño porque allí se formó sólidamente en las distintas disciplinas plásticas y conoció a gente muy interesante. Lo cual le otorgó la capacidad de expresarse artísticamente con soltura desde muy jovencito.

“En la Escuela de Arte aprendí un montón: conseguí llegar a la carrera con una idea más clara de las distintas disciplinas y por otro lado me permitió conocer a parte de los impresentables que aún hoy son mis amigos.”

De ahí dio el salto natural a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna, carrera que completó año por año con unas notas sobresalientes y una entrega absoluta. Allí le conocí. Siempre trabajador, sonriente y dispuesto a ayudar a los que andábamos algo perdidos.

Sin embargo, cuando terminó la carrera sufrió el síndrome de Bellas Artes. Léase «Cómo cojones me gano yo la vida del arte?» Como no existía una respuesta clara decidió hacer un mix: Se matriculó en un Master en Diseño Gráfico mientras trabajaba de tele-operador para pagar las facturas.

“Dos elecciones cojonudas. El Master por lo que aprendí. Y el trabajo de tele-operador porque había una gran concurrencia de mujeres. Pronto me di cuenta de que podía atender las llamadas a través de los cascos y las manos me quedaban libres para dibujar durante ocho horas del día. Al principio empecé de estranjis pero más tarde ellas mismas eran las que se ofrecían para que las dibujara. Tenía modelos grátis.”

Posteriormente aparca la ilustración femenina y abandona su trabajo de tele-operador para trabajar como diseñador gráfico en el Loro Parque y más tarde en Smart Print Suite, empresa donde se curte como diseñador web pero que desfalleció debido a la crisis de 2008. Sin embargo, le proporcionó contactos para empezar trabajar por cuenta propia. Y más adelante uno de esos clientes le contrató para la empresa en la que ha trabajado hasta hoy: Treexor (Agencia de marketing digital). Una década dedicado al diseño web pero en la que siempre reservó un tiempo para sus proyectos personales de ilustración.

“Mi bagaje en el diseño gráfico y digital, sin duda, me ha ayudado mucho con mis ilustraciones. La composición, el retoque, los elementos 3D…”

El cogollo

Ahora que conocemos un poco mejor a Keko, vamos a centrarnos en lo que nos ha traído hasta aquí. Sus ilustraciones.
Me dice que las ilustraciones femeninas comenzaron en serio hace tres años. Se compró una tablet Cintiq y empezó a darle fuerte al tema de la ilustración digital. Hizo un curso online de ilustración estilo Pin up. Pero el estilo caricaturesco del curso no le convencía ni se adaptaba al suyo. Él emplea en la tablet los principios de la técnica del pastel. Encaja, dibuja, pone los colores base, sombrea y difumina. Desarrolla un estilo fiel a la realidad y menos sintético que el que le proponía aquel curso.

 

 

“Me gusta el detalle y cierto realismo. El punto de partida en mis ilustraciones es la realidad y aunque juego con ella siempre la tengo en cuenta”

Una de las partes fundamentales para desarrollar su producción fue encontrar modelos, así que poco a poco fue proponiendo posar a quien tenía más cerca: Las modelos de Keko son amigas, familiares, conocidas y en general cualquiera que se atreva y quiera verse enmarcada dentro de este estilo. De esta manera se producía un trueque en el que ambas partes quedan encantadas. A Keko no le interesan las modelos profesionales, le gustan las mujeres normales con sus rasgos característicos y sus particularidades. Para él todas las mujeres pueden ser sensuales si lo pretenden y la forma de lograrlo es resaltando su personalidad. La timidez, una sonrisa, las curvas, el desparpajo… son los ingredientes de sus ilustraciones.


Con el tiempo sus ilustraciones han evolucionado: Incorpora textos para apoyar el mensaje, elementos tridimensionales usando programas del tipo cinema 4D y el que nos dice, tal vez haya sido el cambio más significativo. Hace una sesión de fotos al proceso. Esta interacción le permite abordar a la modelo desde distintas ángulos y captar mejor su personalidad.
Las sesiones fotográficas son muy interesantes, las mujeres se desinhiben y él descubre de esta manera sus mejores rasgos. Antes normalmente trabajaba solo con una pose y tenía que inventarse una historia. Ahora parece que cuando termina la sesión, la experiencia con la modelo le indica que va a contar de cada una y también cómo.

Hay que tener en cuenta que no trabajo con modelos profesionales, lo cual es genial: algunas son muy vergonzosas al principio y poco a poco se van soltando. Descubres mucho acerca de cómo se ven a ellas mismas y como les gustaría verse. Puedo aportar a las ilustraciones no solo la parte física de la modelo sino también la emocional.  Intento que se sientan cómodas en todo momento, y trato de convertir la experiencia en algo interesante, cotidiano y alegre. En este sentido mi mejor carta de presentación que todas han querido repetir posando. Es muy halagador.

Ilustración Keko Perera

En la actualidad gracias a la repercusión de sus trabajo en las redes sociales se le empiezan a acumular los encargos y sus ilustraciones se han convertido en una fuente de ingresos. Lo cual, nos cuenta, le alegra mucho porque le hace sentir que su dedicación, cariño y trabajo son recompensados.

Así que, ya saben, si les interesa que les hagan una ilustración chula, sentirse modelo por un día y conocer a un tipo cojonudo no duden en contactar con él porque esto no para.

Y no olviden que lo descubrieron en La Lonja Blogspot el lugar con lo más fresco del diseño y el arte canario 😉

Para ver más trabajos suyos entra en:

Leave a comment